Acupuntura y moxibustión para enfermedades contagiosas

Por HE SHUHUAI y ZHU WENHONG

 

LAS enfermedades contagiosas se caracterizan por su gran incidencia, su rápida propagación y la amenaza que representan para la salud de la población, todo lo cual afecta en gran medida a la vida y el trabajo de los seres humanos.

 

Las enfermedades contagiosas se deben a dos factores: la falta de defensas de los pacientes y los focos epidémicos y vías de transmisión. Nadie puede vivir aislado: todos tenemos que respirar y comer. Por lo tanto, el contacto con los focos epidémicos y las vías de transmisión son inevitables. Para mantenerse sano en medio de las focos epidémicos, el ser humano debe estar inmunizado o poseer grandes defensas contra las enfermedades contagiosas.

 

Una rica experiencia clínica, así como cuantiosos estudios de laboratorio, han demostrado que la acupuntura y la moxibustión son eficaces en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Por ejemplo, la estimulación del punto clave  zusanli  favorece la multiplicación de los leucocitos y refuerza la capacidad funcional de los anticuerpos.

 

A continuación vamos a exponer algunos métodos.

 

1.      Moxibustión en el punto clave  zusanli 

La moxibustión, a la cual nuestros antepasados llamaban “terapia de la longevidad”, desempeña el doble papel de prevenir las enfermedades contagiosas y fortalecer la salud. Al quemarla para calentar ciertos puntos clave, la artemisa, una planta medicinal, regula las facultades fisiológicas, de modo que fortalece a la persona y le proporciona defensas contra las enfermedades. Por regla general, la artemisa se prepara en forma de soga enroscada.

El punto clave  zusanli está localizado a 3  cun (10 cm) por debajo del  dubi  (en la cara anteroexterna de la articulación de la rodilla, en la depresión externa del ligamento rotuliano) y a un dedo transversal hacia afuera del borde anterior de la tibia; cada pierna tiene el suyo (Fig. 1). La medicina tradicional china considera que el  zusanli es un punto clave para el fortalecimiento físico, capaz de “sostener lo beneficioso y eliminar lo perjudicial”.

 

Después de localizar dicho punto, se enciende la artemisa y se coloca cerca del mismo, concretamente a entre 0,5 y 1  cun  de distancia, para que la parte de la piel afectada sienta calor; la aplicación se prolonga por espacio de entre 10 y 15 minutos. A continuación se traslada la artemisa a otro punto clave para realizar la misma operación. Se hace así una vez al día y tres días forman una sesión de tratamiento.

 

2.      Prevención de la gripe epidémica

 

Los síntomas principales de la gripe epidémica, enfermedad aguda provocada por un virus, son: escalofríos, dolores de cabeza, fatiga en las extremidades, lumbago y malestar general. Suele manifestarse con más fuerza a fines de otoño y a principios de invierno, atacando, sobre todo, a ancianos, niños y enfermos de dolencias crónicas. En muchos casos, se complica con pulmonía, no siendo pocas las ocasiones en las que ocasiona la muerte. La acupuntura y la moxibustión ofrecen buenos resultados en el tratamiento de esta enfermedad.

 

A.     Como se explicó más arriba, la moxibustión puede aplicarse al punto clave  zusanli .

 

B.     También es recomendable estimular con aguja este mismo punto. Antes de comenzar la aplicación, hay que desinfectar con alcohol el punto clave y la aguja (de 1,5  cun ). La aguja se inserta dándole vueltas hasta una profundidad de 1  cun , para que el paciente tenga la sensación parcial de tumefacción, calambre y entumecimiento. La aguja se mantiene insertada entre 20 y 30 minutos. El tratamiento es diario y dura de dos a tres días.

 

C.     También es aconsejable que el paciente se aplique él mismo digitopuntura en el punto clave  zusanli , tres veces al día, cada vez durante cinco minutos.

 

D.     Para lograr la máxima eficacia, los enfermos crónicos de gripe y los afectados de infecciones nasales tienen que aplicar la moxibustión en los dos puntos clave  fengmen  (Fig. 2), localizados a 1,5  cun  del borde inferior de la apófisis espinosa de la segunda vértebra torácica. La forma de aplicación es la misma que la descrita para el punto clave  zusanli .

 

Estos métodos son eficaces y carecen de efectos secundarios.

 

3.      Tratamiento de la hepatitis aguda

 

Este tipo de hepatitis, producida por un virus, tiene una alta incidencia. Los pacientes sufren fatiga, pérdida del apetito, rechazo a la grasa, vómitos y náuseas; algunos padecen incluso inflamación del hígado y disfunciones de este órgano. Si reciben tratamiento oportunamente, los pacientes pueden restablecerse en seis meses; pero si no se consigue la curación, esta enfermedad puede agravarse y llegar a provocar un cáncer.

 

La acupuntura y la moxibustión contribuyen a prevenir y tratar la hepatitis aguda.

En este caso la acupuntura se aplica a los puntos clave  zusanli, danshu y ganshi . Estos dos últimos se encuentran a 1,5  cun  hacia afuera del borde inferior de las apófisis espinosas de las vértebras torácicas novena y décima, respectivamente (Fig. 2). Dando que allí se encuentran sendos órganos internos, la aguja no debe insertarse demasiado profundamente; por lo general, ésta se introduce oblicuamente hasta 0,5 cun  de profundidad. También puede recurrirse a la digitopuntura.

 

La auriculopuntura resulta asimismo muy eficaz. Se estimulan los puntos claves  gan, pi, wei, dan yganyan  (Fig. 3). Después de desinfectar la oreja, se colocan en dichos puntos semillas de jabonera o granos de mijo previamente fijados en pedazitos de esparadrapo, que se presionan con frecuencia y se cambian cada dos o tres días.

 

4.      Tratamiento de la disentería tóxica

 

Esta enfermedad intestinal, cuyas principales vías de transmisión son el agua y los alimentos, se da sobre todo en verano y otoño. Aunque lo más importante es prestar atención a la higiene, los pacientes también pueden servirse de la acupuntura y la moxibustión.

 

Los métodos más usuales son los siguientes:

 

A.     Moxibustión en los puntos clave  zusanli y tianshu . Este último se halla a 2  cun  de ambos lados del ombligo.

B.     Acupuntura y digitopuntura en los mismos puntos. La aguja se introduce, haciéndola girar, en el punto  tianshu  hasta una profundidad no superior a 1  cun  y se mantiene 20 minutos inserta en él. Esta operación se realiza una vez al día.

C.     Auriculopuntura con semillas de jabonera o granos de mijo en los puntos clave  dachang, xiaochang,wei, zhichangxiaduan, pi y shenmen  (Fig. 3). Cada día se estimulan de tres a cuatro puntos clave y los pedazitos de esparadrapo se cambian cada tres días.

 

Fuente: China Today

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© SALUD CON MEDICINA TRADICIONAL CHINA & TERÀPIES NATURALS